18/11/12

11:19
Diario de Mallorca

rosa ferriol palma El próximo 30 de noviembre se despide la exposición del artista Bernardí Roig Walking on faces, inaugurada a principios de julio. ¿Y después, qué? No está decidido. Tras años de reforma en el emblemático edificio gótico, las autoridades no tienen claro si sa Llonja estará abierta al público en general para que puedan disfrutar del monumento restaurado y, sobre todo, de las panorámicas excepcionales que ofrecen sus terrazas. Los únicos que podrán acudir con toda seguridad a este edificio son los escolares en el marco del programa Viu la Cultura. Eso sí, los más pequeños no podrán acceder a los miradores que ofrecen vistas espectaculares.

En la presentación del catálogo de la exposición de Bernardí Roig, la directora general de Cultura y Juventud, Isabel Cerdà, fue preguntada sobre si el monumento y sus terrazas podrán visitarse. En un primer momento, afirmó que "según qué grupos sí podrían subir a las terrazas". Consultada sobre cómo los interesados podían concertar una visita, especificó que lo deben hacer llamando al departamento de Cultura o en el mismo Consolat. Ante la falta de concreción y la insistencia de la prensa, la directora general admitió que "no está decidido si sa Llonja estará abierta al público en general"

Así, el monumento diseñado por el arquitecto Guillem Sagrera estará abierto hasta el próximo 30 de noviembre con la exposición de Roig. Durante los meses posteriores, de momento, solo acudirán los escolares a la espera de que las autoridades decidan si abren sa Llonja al público en general. A partir de junio, el edificio gótico será el espacio elegido para una exposición del prestigioso escultor Tony Cragg.

Las obras de rehabilitación de la construcción del gótico civil más emblemática de Palma arrancaron en 2008 y no fue hasta junio de 2011 cuando volvió a abrir sus puertas al público con la exposición de Fabrizio Plessi. La reforma ha estado llena de retrasos y algún que otro revés como, por ejemplo, con la elección de las luces ya que las primeras lámparas diseñadas por el arquitecto Pere Rabassa fueron rechazadas porque interferían en la visibilidad de algunos elementos.

A pesar de la larga duración de la obra, los interesados en visitar sa Llonja rehabilitada aún pueden hacerlo hasta el 30 de noviembre con la exposición de Bernardí Roig, que ayer presentó el libro de Walking on faces, que reúne las 1.870 fotografías que configuran la exposición y el nombre de todas las personas que prestaron su rostro al artista. La obra, del diseñador Pep Seguí, incluye textos de especialistas como Fernando Castro y Lóránd Hegyi, además de un escrito del propio Roig, que facilitan la comprensión de la muestra. Otro atractivo del catálogo son las serigrafías auténticas de esbozos originales que inspiraron al artista para desarrollar su proyecto. De hecho, Walking on faces ha batido un récord de visitantes sin precedentes ya que hasta el pasado miércoles acudieron a ver la exposición 219.427 personas y esperan superar las 220.000 al cerrar la muestra.

Recoger las imágenes
Todos los voluntarios que participaron en la confección de la muestra pueden pasar por sa Llonja del 28 al 30 de noviembre a recoger su fotografía y el catálogo de la exposición. De hecho, el artista adelantó que el desmontaje se hará como una performance ya que se irá deshaciendo así como los participantes acudan a buscar su imagen. "Puede ser un poco caótico", admitió. El artista avanzó que seguramente sobrarán baldosas de la gente de paso que fue retratada. Por esto, contarán con material para llevar la muestra a otros sitios, que se complementará con imágenes de personas del lugar elegido. "Seguramente lo haremos en dos sitios", dejó en el aire. El director adjunto del consorcio Institut d'Estudis Baleàrics, Toni Vera, mostró interés en trasladar la exposición a Berlín y Londres. Por su parte, Cerdà concretó que en junio se inaugurará la exposición del reconocido escultor Tony Cragg, cuya propuesta para sa Llonja se centra en obras suyas realizadas en los últimos años con la columna como nexo de unión.