17/12/12

21:04


Diario de Ibiza

Laura ferrer arambarri | ibiza
­Parecería lógico pensar que la última exposición de la galería de arte Via2 de Vila –que cerrará sus puertas definitivamente el 30 de diciembre– fuese una antológica que recogiese parte de las 90 exposiciones que ha acogido a lo largo de sus seis años de vida pero su responsable, Antoni Torres Font, ha preferido huir de sentimentalismos y cerrarla con la muestra que tenían prevista, del artista Pep Monerris, Bagaix, que, además, expone por primera vez en la sala. «Tengo el triste honor de clausurar Via2», comentaba ayer el creador mientras ultimaba los preparativos de la exposición que ha titulado 'Positronix'.
Las leyes de la robótica de Issaac Asimov y la inteligencia artificial son los conceptos sobre los que planea la obra de este artista, que asegura que todas las piezas tienen una doble lectura «que conecta con la crisis actual y la necesidad del ser humano de reinventar su realidad». Esta metáfora se ve claramente en la serie 'Eprom', en la que ha introducido circuitos informáticos reprogramables que ya no se fabrican. «Se pueden borrar y volver a programar, como nosotros mismos podemos aprender a borrar lo conocido para volver a conocerlo desde otro punto de vista», reflexiona el artista. Bagaix apunta que la sociedad actual está manejada por los mercados «y las personas son meros robots que se han de rebelar de alguna manera», remarca.

La máquina y el hombre
La segunda parte de la exposición tiene como claro referente la literatura de Isaac Asimov y sus leyes de la robótica «donde encontramos los propios problemas de la humanidad planteados a través de la inteligencia artificial», explica el artista. Esos dilemas se materializan en unos cuadros que combinan piezas como circuitos, restos de cámaras fotográficas o máquinas de escribir con elementos orgánicos como el huevo, presente en varias obras, o las raíces de plantas. Marmolina sobre lienzo y materiales sintéticos fundidos que semejan el interior de un cerebro son el marco en el que instala estas piezas. El espectador parece presenciar la autopsia del cerebro positrónico acuñado por Asimov.
Las referencias a la ciencia ficción son evidentes en la obra que Bagaix presenta en Via2, con ejemplos tan claros como la pieza 'Hal', que remite al ordenador Hal 9000 de '2011 Una odisea en el espacio' de Kubrick. «Hal se vuelve loco porque le dan una información que sobrepasa las tres leyes de la robótica, que entra en conflicto con su misión», analiza el artista.
Bagaix nutre su obra de chatarra que recopila para crear sus criaturas y no le faltan anécdotas al respecto. «Un día hice limpieza en casa, la tenía llena de chatarra, y llevé la basura a un contenedor un poco alejado. Horas después salí de casa y vi un contenedor lleno de cacharros. Muy contento, me paré, empecé a buscar algo interesante para mi obra y cuando llevaba un rato me di cuenta de que era lo que había tirado yo mismo unas horas antes», dice entre risas.

Creador del logo de Space
Muchos ibicencos conocen sin saberlo el trabajo anterior de Pep Monerris, que ha sido creador de carteles de discotecas como la desaparecida Ku (actual Privilege), o de Space (es el autor de su famoso logotipo) y de salas que ya son historia como el Tito's o el Angels. Su primera exposición inauguró la ya desaparecida Galería 1 de Sant Antoni en el año 2000 y con esta cierra Via2. «Una curiosa coincidencia», admite.