7/12/12

10:05

El Pais

'Carroña', de Javier Pérez en la galería de Carles Taché una de las obras expuestas en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo Arco 2012. / GORKA LEJARCEGI

Con un desplante sin precedentes ocho de las once galerías catalanas que habían anunciado su presencia en ARCOmadrid han decidido quedarse en casa y no acudir a la principal feria española, que se celebrará el próximo febrero. Las galería que anuncian su rechazo con un escueto comunicado son Àngels Barcelona, Estrany-de la Mota, Polígrafa obra gráfica, Joan Prats, ProjecteSD, Raíña Lupa, Senda y Carles Taché. Quizás son las más conocidas y consolidadas pero finalmente no son todas. Se desmarcan del comunicado conjunto la galería ADN, Oriol y NoguerasBlanchard.

Según las ocho galerías que se retiran, tras semanas de negociaciones, Ifema, la entidad que dirige la feria, no ha hecho ningún paso para facilitarles la participación en esta difícil coyuntura.

"Hemos solicitado a IFEMA, institución organizadora de la feria, una serie de ajustes económicos que facilitaran la participación de las galerías en unos tiempos tan difíciles como los actuales, la falta de acuerdo nos ha llevado a tomar, muy a pesar nuestro, esta decisión", se puede leer en el breve comunicado. En la nota las galerías matizan que sus requerimientos eran en beneficio de todas las galerías y no solo las catalanas y que cualquier avance en las negociaciones "habría de beneficiar a todos los expositores".

Los galeristas firmantes se preguntan cómo se ha podido llegar a estas extremas consecuencias, ya que finalmente fueron "reduciendo sus exigencias hasta los requerimientos mínimos". Entre estos permitir el pago del estand a 90 días y ampliar hasta final de año el descuento del 10% sobre el precio del estand, que venció a finales de noviembre. "Pedimos que no se especule buscando argumentos o explicaciones que no están presentes en estas líneas", añade el comunicado, ya que los galeristas "tienen miedo que se politice su decisión, cuando es simplemente un problema de dinero", según sus propias palabras.

El comunicado se cierra con la que parece ser la enésima tentativa de reabrir las negociaciones con ARCO. "Finalmente queremos manifestar que nos ponemos a disposición de ARCO para colaborar y poder construir así la feria que todos deseamos".

Por lo que se refiere a las galerías que han decidido no sumarse a la iniciativa, los motivos son diversos. NoguerasBlanchard tiene también una sede en Madrid y además Rebeca Blanchard forma parte del comité de selección de ARCO. Marc Domènech director de la Galería Oriol manifestó su sorpresa al conocer a través de la prensa hace unos días que la presencia catalana en ARCO estaba peligrando. "Nadie nos ha avisado, aunque hubiéramos aportado con mucho gusto nuestras opiniones. Sin embargo nadie ha considerado oportuno convocarnos a las reuniones por lo que entiendo que es la decisión individual de unas galerías… parece increíble siendo tan pocos", se extrañaba Marc Domènech. Finalmente ADN estaba al corriente de las reuniones de las galerías catalanas, pero las abandonó cuando vio que Ifema tenía poco margen de negociación. "Estas son galerías muy consolidadas, que llevan 20 años participando en ARCO. Su guerra no es la mía. Somos una galería joven, tenemos un proyecto y unos artistas a los que rendir cuentas", aseguró Miguel Àngel Sánchez, propietario y director de ADN, que en los últimos tres años ha sido una de las galerías más fotografiadas de toda la feria por sus obras provocadoras y de candente actualidad.