8/5/13

21:35


diario de mallorca

M. Ferragut/ M. E. Vallés Palma

Cultura se ha quedado sin dirección general. Así lo decidió ayer el president Bauzá tras presentar la remodelación del Govern, que ha dejado fuera a Rafel Bosch y a Bel Cerdà del remozado organigrama del Ejecutivo. Así las cosas, el área de Cultura, explicó ayer la nueva consellera de Educación, Joana Maria Camps, pasará a ser gestionada directamente por la Secretaría Autonómica de Educación y Cultura, cuya formación "será decisión del president". "Esta secretaría se va a crear, precisamente, por la importancia que da Bauzá a la cultura y a la educación", justificó la consellera entrante. "Que se elimine dicha dirección general no significa para nada que vayan a eliminarse las competencias en cultura, sino que su gestión se va a ofrecer a una persona con una responsabilidad superior a la de un director general", añadió. "La intención no es restarle importancia a este área, sino todo lo contrario, se le quiere dar más de la que tiene ahora", subrayó.
Tal y como informaron desde la conselleria, hoy se dará a conocer el nombre del secretario autonómico de Educación y Cultura, "un cargo que asumirá todas las competencias y proyectos hasta ahora desarrollados por la extinta dirección general", en manos de Bel Cerdà hasta ayer.
Entre las competencias que deberá desarrollar dicha secretaría, está la de gestionar los archivos, bibliotecas y museos de titularidad estatal así como todas las inversiones estatales en infraestructuras culturales de la comunidad. En concreto, durante esta legislatura, la dirección extinta estaba velando por las obras de reforma del Arxiu del Regne y el Museu de Mallorca. Asimismo, también estaba programando las exposiciones de Sa Llonja y se encargaba directamente de la organización de las Converses en Formentor. Por otra parte, hay que recordar que la conselleria de Cultura forma parte de diversos consorcios. Es el caso del de Es Baluard, el de la ciudad romana de Pollentia, o el de sa Simfònica.

Asimismo, también depende de esta conselleria el reflotado Institut d´Estudis Baleàrics, que ha asumido todas las competencias en promoción exterior de la lengua y cultura propias de las islas. En los últimos tiempos, este organismo, dirigido por Antoni Vera, había asumido una importante actividad cultural organizando numerosos actos y muchas competencias que anteriormente desarrollaba la dirección general, como la de convocar subvenciones para las distintas áreas culturales.