8/5/13

21:32
0223

por Agustín Marangoni
Grandes noticias. El próximo lunes quedará inaugurado un nuevo espacio de arte dedicado a la poesía sonora. Galería Perenne es la creación del artista Marcos Calvari. La infraestructura: un reproductor de mp3 conectado al tubo del portero eléctrico de su taller. Es decir, aquel que ocasionalmente pase por Bolívar 2784 escuchará la obra de un artista sonoro contemporáneo; el primero será Ignacio Santos. Así de simple y creativo.

Hace tiempo que Calvari tenía la intención de experimentar en el arte sonoro. La idea nació en una serie de talleres donde se analizaba la posibilidad de poner en movimiento un colectivo de acción directa. Pero nunca pudo concretarse, tal vez por falta de recursos. Ese fue el click. "Me propuse trabajar con lo que tenía a mano. Un día se me ocurrió atar un mp3 al portero, poner un tema musical y mantener apretado el botoncito ese que sirve para atender. Bajé al hall y funcionaba", comenta.

La selección de artistas a mostrar, en primera instancia, estará basada en las obras que recibió cuando hizo circular la idea a través de redes sociales. Una vez que se haya agotado ese material se abrirá una convocatoria abierta para que todos los interesados envíen su obra. El horario de la primera muestra será de 15:00 a 19:00. Como es un trabajo que surge desde la clandestinidad, los horarios de cada muestra irán fluctuando.

-¿Por qué elegiste la palabra perenne?
- Perenne es tiempo de vida extendido. Esa idea de lo casi eterno, que se dilata hasta lo imposible. La galería se desarrolla tanto en el espacio como en el tiempo, un sonido sale al mundo y se dispersa en todas direcciones, hasta siempre, y aunque no lo oigamos por nuestra deficiencia física permanece ahí. El espacio de la galería es el mundo, por eso me gusta pensar que es la galería de arte sonoro más grande que hay.

- ¿Por qué utilizar el portero eléctrico?
- La idea del límite entre lo público y privado viene de mi relación carnal con la arquitectura. Sin darme cuenta, enfocaba el tema en ciertas obras de arquitectura, y esto podría ser una excusa más. Creo que el portero eléctrico podría ser un puente entre lo público y lo privado más propio de la contemporaneidad que la ventana, como un nexo que saca lo mío ante lo que es de todos, y viceversa. Por otra parte, el portero tiene una calidad que pone en crisis la idea de sonoridad. Eso me interesa. No me interesa incentivar la producción refinada, exquisita ni pulcra. Es el fruto de una idea lo que allí se proyecta.

- ¿Cómo lo vas a documentar?
- La documentación se basa en dos cosas. Por un lado el registro fílmico de la proyección de la obra al mundo. Será un video por obra que muestra el tablero de la calle por el que sale el sonido, con la mezcla del sonido emitido y el sonido ambiente. Y por otro, la biografía del artista y el texto, si la obra lo requiere, para completar el sentido.

La actividad de la galería quedará documentada en www.galeriaperenne.com.ar